jueves, 15 de noviembre de 2012

Clínica Mayo, artículo sobre el SII

Artículo de la clínica Mayo

"El Síndrome del Intestino Irritable es común, que afecta a 10 a 20 por ciento de la población en los países desarrollados. El SII no es una enfermedad, sino un grupo de síntomas que ocurren juntos. Los síntomas más comunes son calambres, dolor abdominal, distensión abdominal, gases, diarrea y estreñimiento.
Nuestro objetivo es una mejor comprensión de los mecanismos que subyacen a este síndrome. De esta forma, podemos impulsar un tratamiento individualizado, específico para los pacientes con SII", dice el Dr. Camilleri.
La causa de porqué los  pacientes desarrollan este síndrome no está clara. Los factores psicológicos y la predisposición genética juega un papel en el IBS, pero  el Dr. Camilleri señala a una variedad de irritantes subyacentes que alteran las funciones gastrointestinales y contribuyen a los síntomas del SII. Los ejemplos incluyen dispepsias, malas digestiones , gastroenteritis e infecciones previas, la flora intestinal del paciente, y los ácidos biliares y los ácidos grasos (que participan en la digestión de los alimentos) que llegan en el colon.
Si podemos identificar a estos "irritantes" en el paciente individual, tenemos la oportunidad de prevenir o revertir los síntomas", dice el Dr. Camilleri.
SII suele diagnosticarse después de que un paciente tiene dolor abdominal recurrente o malestar al menos tres días por mes, en los tres meses anteriores, junto con un cambio en la frecuencia de las deposiciones o un cambio en la apariencia de las heces.(RomaIII)
Este síndrome puede ocurrir a cualquier edad, pero a menudo comienza en la adolescencia o en la adultez temprana. Es dos veces más común en mujeres que en hombres. Los estudios han demostrado que las personas que tienen un familiar de primer grado con SII tienen un mayor riesgo.
SII puede ser  de por vida. Para algunas personas, los síntomas son incapacitantes y reducen la capacidad de trabajar, viajar y asistir a eventos sociales. El tratamiento a menudo ayuda. Los tratamientos comunes incluyen suplementos de fibra, medicamentos contra la diarrea, la eliminación de alimentos con alto contenido de gas, medicamentos anticolinérgicos, antidepresivos, antibióticos y asesoramiento."