miércoles, 6 de marzo de 2013

Vivir con SII, más retazos y algo de mala leche.


el grito
           Habíamos quedado en que no somos nosotros quienes tomamos decisiones, sí, la red está llena de frases de autoayuda la mayoría gramaticalmente incorrectas, muchas bastante infantiles y bastantes más  solo son el consuelo de quien no se atreve a levantar la voz y  se suma a una corriente de publicaciones. NO es más que el reflejo de la sociedad,de la que participamos. ¿Qué ocurre cuando una limitación por enfermedad nos alcanza? Pues que perdemos oportunidades de todo tipo, laborales , sociales, sentimentales y eso limita el crecimiento personal de la persona y de su entorno más inmediato, luego es  un perjuicio para todos, claro que en nuestra sociedad consumista el perjuicio de uno es la oportunidad del otro, así que salvo cierta compasión , el enfermo crónico no va a encontrar más que gente a su alrededor que le vea como un contrincante menor, un aliado poco interesante o peor aún ,una persona en la que fijar su atención para satisfacer ese ansia de ayuda ajena que a veces domina a ciertas personas e instituciones.
EL SII es un problema médico de proporciones elevadas, hasta un 20% de la población según estimaciones, eso sí usando ROMA III, con criterios menos restrictivos que antiguas clasificaciones, de manera que debiera de  estar más que apoyado, investigado y en boca de especialistas. No es así.
Ocurre con el SII que realmente y por sus características es un verdadero incordio, me da sonrojo explicarlo pero hay aún médicos que no acaban de entenderlo, si uno tiene una rinitis pues es un incordio, todo el día con el pañuelo y pendiente de que la nariz no le gotee, ni de hacerse heridas por tanto sonarse, es más seguro que en casa tiene un cargamento de pañuelos de papel y un lote de medicamentos para su rinitis, y si de repente en un viaje en un autobús atestado o en el metro en hora punta nota que gotea pues eso, pañuelito y listo, y si estornuda con fuerza pues nada pide disculpas y se le aceptan( en la mayoría de las ocasiones). Ahora trasladen el ejemplo de la rinitis a una diarrea...es más cuando un profesional les diga que no es tan grave, o un familiar se ponga pesado o un amigo bocazas empiece con sus bromitas  pónganle un laxante en su comida durante una temporada o un potente antidiarreíco, y cuando se noten bajo esos efectos repítanle "tranquilo, no es nada, serán nervios" y envíenlo de viaje en autobús sin paradas a una distancia no inferior a 60 kilómetros o una hora. Y eso varios días seguidos, no días meses, y alternando, para que pueda analizar las sensaciones...Sí es cruel lo sé, aunque también es cruel que vendan remedios que no lo son, productos milagro cuyo único milagro es engordar el bolsillo del vendedor y toda una suerte de rituales, "actitudes vitales" y pseudociencias  que culpabilizan al enfermo, porque es más fácil decirle a quien sufre que es por su culpa que poner los medios para remediar o reconocer que no se sabe.
 Mañana consejos de supervivencia con SII.
 Gracias.


5 comentarios:

Esther M. dijo...

Lo has clavado....

Oferta:
cambio SII por rinitis...

Anónimo dijo...

Buenos días.

He estado echando un vistazo al blog y he visto que se ha creado (o se esta creando) una asociación para los afectados de SII, por lo que veo existen ya hasta Estatutos.
Como podría recibir información sobre ella??

Un Saludo.

Josem dijo...

Envíanos un mail al contacto y hay una pestaña en este blog que pone aesii, es la,web oficial. La asociación ya esta funcionando, despacito pero sin prisa.

Anónimo dijo...

Mediante la pestaña de contacto se me abre "Microsoft Outlook" y siempre tengo mil problemas con el. ¿Me podrías facilitar el correo por aquí?
Gracias.

Josem dijo...

Asociacionsii@aesii.es. o @gmail.com