sábado, 19 de julio de 2014

Haz lo que debas...

Pasa la vida y pasa la gloria, eso si has tenido suerte de alcanzar la gloria, aunque recordemos que la felicidad son breves instantes que la mayoría de las veces no sabemos apreciar más que cuando han pasado y su recuerdo nos muestra su verdadera cara.
Tiempo sin escribir porque hay demasiadas cosas que contar y no siempre me apetece, aparte de estar en diferentes proyectos porque esto del SII es una enfermedad pero no quiero yo sea obsesión. Con las redes de la asociación ya tengo bastante y a veces con leer ciertas cosas ya tengo para una semana. Digo yo que si médicos , investigadores y especialistas científicos no dan con causas claras y explicables, los "padecientes" ( toma palabro) sin esa formación técnica flaco favor nos hacemos leyendo trozos de aquí y allá y mezclando conceptos y discutiendo sobre los mastocitos de los ángeles...y su capacidad inflamatoria.
 Mi entrada de año tras el fallecimiento de mi padre fue extraña, trabajé unos días en mi antiguo trabajo que me vinieron anímicamente bien, pero después caí enfermo, una visita a  mi médico de cabecera me devolvió las ganas de guerra administrativa,  había un sustituto joven que me dijo que claro era cosa de nervios...y que había visto miles de casos y la verdad, le dije que si, que gracias y al salir me dije que hasta aquí habíamos llegado, si alguien es capaz de sacar una carrera como medicina, luego no puede ser tan simple , bueno en realidad eso es un engaño hay gente que solo es inteligente para ciertas cosas, incluso la palabra inteligente es de una extrema complejidad.
De ahí surgió la carta a ministerios y oficinas varias y de ahí en un pis pas el viaje a Madrid, costoso a todos los niveles, mi caja de "pastis", mis recorridos memorizados y guardados en la aplicación de mapas y sacar fuerzas y aplomo de esas reservas que todos tenemos siempre. Me sirvió para encontrarme con mis amigos gluten free aunque dejadme que os recuerde que el SII no es la EC y vernos tras años de comunicación y envíos y ayudas mutuas (colaboraron económicamente en el viaje lo que les agradezco de todo corazón) más su compañía en esos instantes en los que tienes que pasar a un despacho y saber que no puedes fallar ni equivocarte, aunque luego no sirva.
Volví de Madrid y pasé de nuevo por mi médico, el bueno, no el sustituto y trazamos un pequeño plan, así que pese a que damos y opinamos sobre qué hacer con SII yo no hacía gran cosa, a veces leo casos de gente que se cuida hasta le infinito, otros que prueban de todo, otros que renuncian y yo al final hago una extraña mezcolanza de procesos. Ahora mismo, dieta, deporte y ciertos aspectos de mi vida erradicados, en 15 días he seguido con molestias y dolorido al menos 5 , pero ya es un comienzo comparado con el mes anterior que lo pasé como todos sabemos que se pasa cuando las cosas vienen torcidas. Claro eso no quita que en seis meses esté en otro proceso... A veces me agobio porque las cosas no salen como deben, pero claro, uno ve como va el mundo y se da cuenta de que es imposible que nada salga como debe, no lo dejamos nosotros mismos, nos pasamos al vida pidiendo responsabilidades hasta que nos toca a nosotros y ahí zass, desaparece toda la impostura, toda la energía y hasta físicamente algunos desaparecen. Por mi parte ni magufos, ni tonterías basadas en creencias infantiles, ni ganas de escuchar historias complejas o modas que cada seis meses aparecen y desaparecen y siempre hay cuatro listos que aprovechan para venderte algo. Admito y comprendo la desesperación, pero no la aliento, en el fondo todos sabemos muchas más cosas de nosotros mismos, si toca cambiar hay que cambiar y si toca romper la baraja se rompe, pasamos mucho tiempo haciendo tonterías por no hacer lo que tenemos que hacer y cada cual sabe lo que debe de hacer consigo mismo.
Ante lo irreparable, o lo incurable solo nos queda vivirlo, de la mejor manera posible, si pudiésemos vernos desde afuera seguramente nos diríamos : Haz lo que debas...

2 comentarios:

La Colonista dijo...

Siento este período complicado que te ha tocado vivir. Sólo te digo que no dejes de intentar cosas y de hacer lo posible por mejorarnos la vida, aunque sea con este blog, a mí personalmente me ayudas mucho, aunque sea en sentirme acompañada.
Es verdad que cogemos ideas de todos lados y lo probamos todo, siempre con la esperanza de haber dado con el remedio mágico y no es así pero hay que seguir, porque como dice mi madre, la vida no está hecha para los cobardes, y el SII no es una enfermedad grave pero si nos acobarda y lo peor de la vida es vivir asustados.Ánimo.

Jose Maria Barcena dijo...

A poco que lo intenten no recuerdo períodos fáciles de la vida, salvo la infancia supongo (fue hace mucho y claro la memoria...). El caso es ese que a veces no tengo tiempo o fueras o las tengo que gastar en otros proyectos, el SII no puede copar la vida del que lo padece aunque no deja que te olvides de él...El blog es para acompañaros de forma más personal, siempre viene bien saber que con un vistazo ves que no se está solo en ésto, incluso a mi...
Animado estoy, solo es agotamiento y esa estúpida necesidad de que todo lo que haga ha de salir bien...