sábado, 27 de abril de 2013

Me duele, me duele.

intestino retorcido
¿duele verdad?
"El horror, el horror"...la frase del coronel Kurtz en el original de Conrad y en su versión cinematográfica de Coppola se nos ha quedado grabada a muchos, no por nueva, sino por su contundencia, ya se sabe que la escala siempre está en función de los parámetros, así que el horror de unos, en este caso de la sin razón de la guerra , para otros tiene otras causas y una de ellas es el dolor crónico o agudo ( ver escala de dolor ). En el Síndrome de Intestino Irritable o comúnmente llamado Colon Irritable el   dolor en fosas ilíacas y/o hipogastrio, dolor epigástrico que a menudo se confunde con dolor ulceroso,  proctalgia fugax y el dolor  hipocondrio izquierdo  son los más habituales, al margen de los llamados dolores reflejos.  Los  espasmos del colon atrapan gas y provoca dolor, las continuas dispepsias pueden ocasionar dolor, enfermedades que en ocasiones acompañan al SII como el reflujo causan dolor y ardor.  Definir el tipo de dolor se sale de mis posibilidades,  la causa más citada es la hipersensibilidad visceral a procesos naturales(ya habíamos quedado en que la formación de gas es normal ), aumentada por el efecto de la motilidad intestinal anormal, bien por exceso bien por defecto. Aquí nos enfrentamos a la falta de investigación, para muchos especialistas no hay inflamación en el SII, otros apuntan a micro inflamaciones y muchos coinciden en una excesiva permeabilidad de la membrana intestinal. Como quiera que aún no tenemos la clave es de lógica que no tengamos la solución, salvo algunos remedios para el dolor. Y ahí es donde entran las múltiples posibilidades, consejos, farmacopea , costumbres modas y modismos. NO es extraño que de poco en poco salgan artículos, grupos de afectados, especialistas en salud (incluyendo terapias no convencionales) y como no gurús del cuidado de la salud entre los que paliar el dolor es uno de sus objetivos.  El dolor crónico del afectado de SII es un factor fundamental, limita la realización de  actividades cotidianas,es causa de absentismo laboral , al afectado le supone una disminución de sus capacidades intelectuales ( intentar concentrarse en un labor intelectual con dolor crónico es en ocasiones complicado) así como provoca una disminución de la calidad de vida, bien porque puede ir acompañado de irritabilidad, bien porque el afectado no quiera exponerse a los demás con sus facultades mermadas.  Sin duda la búsqueda de remedios contra el dolor crónico en el SII es uno de los principales objetivos de los afectados, si bien debemos de tener cuidado con todo tipo de remedios milagrosos, ayudas fraudulentas, consejos sin más base que la tradición ( recordad que la esclavitud también fue tradición) y productos cuya comercialización se sale de los cauces habituales. leer, informarse, buscar, comparar son parte de las labores que hacemos día a día, para filtrar, para poder separar lo posible de lo poco probable, lo ético de lo abusivo y lo divino de lo humano.
Gracias por leer.

1 comentario:

siirrit dijo...

Hola José María,
Muchas gracias por compartir tus pensamientos, conocimientos, acompañar

Un abrazo!