jueves, 12 de septiembre de 2013

Colon irritable y acudir a un examen multitudinario

Una de las particularidades de la educación y del mercado laboral es que de vez en cuando se realizan exámenes buscando calificar/cribar a los interesados. Lo normal es que la gente esté nerviosa, hasta el que dice en voz alta que no lo está , así que unos pasean taciturnos, ahora se ve a mucha gente con el móvil y demás atareado hasta ser llamado y grupillos que van al examen como quien va al vermouth. En el caso de pruebas para acceso a un puesto de trabajo la cosa cambia, el tenebroso estado de nuestro mercado de trabajo hace que cada convocatoria laboral, sea privada o pública  se vea desbordad por demandantes así que tu entrevista de trabajo o prueba a veces se parece más a una manifestación o una fiesta popular según los ánimos de los presentes. Hasta ahí todo normal, lo complicado empieza cuando tienes SII y esa prueba, entrevista o convocatoria te es necesaria ( el vil metal). Ahí tu cabeza empieza a jugarte malas pasadas y tu intestino responde a esa tensión nerviosa, sí porque responde, lo mismo que a quien padece de las cervicales los problemas le agarrotan el cuello , al fin y al cabo tener sentimientos implica una reacción fisiológica, que no significa que sea la causa, sino eso un reacción. El caso es que uno ve la sala, calcula a ojo unos 500 participantes y se dice a sí mismo que vaya, necesito estar cerca de la puerta de salida porque a veces la ansiedad me juega malas pasadas y es urgente que me salga bien este examen y no quiero ponerme a sudar o estar en el medio de las 500 personas. Y buscas como situarte, o la manera de que el espacio que te toque te sea confortable ( ¿quien no busca la confortabilidad?), de manera que van pasando lista y sabes que si entras de los primeros pasarás un buen rato sentado sin hacer nada hasta que pase el último,media hora sentado aguantando el tipo. No pasa nada, esos mismos pensamientos los tienen casi todos los que participan de esa prueba, entrevista o examen, esa urgencia por lograrlo es común , es decir no eres un bicho raro en un mundo aparte, simplemente tienes una enfermedad crónica, al igual que el tipo de la mesa de enfrente que te has fijado que lleva una pierna ortopédica, o la señora de las gafas que ya ha dicho que tiene discapacidad visual, o aquel conocido tuyo que has visto entrar con bastón porque se accidentó hace años, así que tú que tienes SII y sabes que en momentos de ansiedad ( y buscar un trabajo en estos momentos es motivo de ansiedad) tienes unos síntomas que requieren de cierta intimidad ( sí, ventosear en público está mal visto sobre todo en momentos serios...) tienes derecho a buscar al presidente de la mesa examinadora, al responsable de RRHH o a quien veas con cara de ser espabilado y esté al mando y decirle que es lo que te pasa y que es posible, solo posible que necesites ir al aseo durante la realización de la prueba, siempre con educación, de forma clara y precisa y dejando claro que se trata de una enfermedad crónica, y si puede ser con antelación mejor aún. Te toparás con gente que no sepa como reaccionar, otros dirán que imposible , pero no cedas, tienes un enfermedad crónica que hay que difundir, porque negarte la posibilidad de usar un aseo durante esas pruebas o en esas circunstancias es como quitarle la pierna ortopédica , quitarle las gafas, quitarle el bastón a esas tres personas que viste o requisar el ventolín a un asmático. Sí en alguna circunstancia no te permiten usar el aseo escribenos y les explicaremos esto mismo. Si en algún momento crees que no te dejarán o no te atreves, no te preocupes, muchos de los que padecemos SII hemos tardado años y pasado muchos sufrimiento por no darnos cuenta de que si tengo que ir al baño voy, sea donde sea. La parte de higiene dietética previa a un examen o entrevista ya es otro cantar, desde luego nada de excesos, y si tomamos alguna medicación respetar las dosis, pero sobre todo tener claro que lo importante es comunicar que padecemos SII y que necesitamos, sin rubor, sin vergüenza alguna y siempre teniendo claro que no estamos pidiendo un favor, estamos exponiendo un derecho.

4 comentarios:

La Colonista dijo...

A mí esos momentos son de los que más me preocupan, es cierto que si tenemos este problema nos lo tienen que respetar pero es tan poco conocido...que a saber cómo se lo toman. Pero sí, si necesitamos ir al baño se va y punto ya daremos las explicaciones pertinentes.

Josem dijo...

Perdón por la "desaparición" del comentario, blogger me dejó sin notificaciones hasta hoy que me avisó, y sí normalmente me avisa en el instante por eso no lo vigilé...
En lo de ir si es inevitable pues totalmente de acuerdo, hay gente que por asunto muchos más triviales paraliza lo que haga falta...así que,sin vergüenza ( separado eso sí)

La búsqueda dijo...

Antes de hacer un examen importante la visita al baño es obligada y mientras lo estoy haciendo siempre me masajeo la tripa cuando empiezo a notar movimiento (rugidos)y una botella con manzanilla/tila bien caliente para favorecer la relajación.

Josem dijo...

NO todos lo pueden resolver con infusiones, pero sí es un buen método. No obstante cada cual ha de saber que infusión le benficia más. Personalmente no tolero nada bien la manzanilla pero si el té desteinado , la menta poleo y piperina y el anís estrellado, aunque a decir verdad en casos de tensión nerviosa tipo examen opto por la química de farmacia, si bien el hidratarse con infusiones es también una ayuda. Mañana hablaremos de trabajar con SII.